lunes, noviembre 29, 2021

Carlos (19): El turco

 El rey de crianza borgoñona

Borgoña, esa Historia que a menudo no se estudia
Un proyecto acabado
El rey de España
Un imperio por 850.000 florines
La coalición que paró el Espíritu Santo
El rey francés como problema
El éxtasis boloñés
El avispero milanés
El largo camino hacia Crépy-en-Lannois
La movida trentina
El avispero alemán
Las condiciones del obispo Stadion En busca de un acuerdo La oportunidad ratisbonense Si esto no se apaña, caña, caña, caña Mühlberg Horas bajas El Turco Turcos y franceses, franceses y turcos Los franceses, como siempre, macroneando Las vicisitudes de una alianza contra natura La sucesión imperial El divorcio del rey inglés El rey quiere un heredero, el Papa es gilipollas y el emperador, a lo suyo De cómo los ingleses demostraron, por primera vez, que con un grano de arena levantan una pirámide El largo camino hacia el altar Papá, yo no me quiero casar Yuste 

La no victoria de Metz tuvo el efecto casi inmediato de que un rey y emperador Carlos crecientemente acosado por la enfermedad y por los sinsabores creados por los suyos, pues tanto los príncipes alemanes como el Papa lo eran, terminase por declamar un ominoso ¡a mama'la a Pa'la! De forma automática, Fernando de Habsburgo se convirtió en el único responsable de los asuntos imperiales; de repente, estos temas, al titular del momio le aburrían y ponían de muy mala hostia. En 1555, Carlos ni siquiera tuvo el gesto de presentarse en la Dieta de Ausburgo, hasta ese punto concebía los problemas de los putos alemanes como de otro. Para él, además, habría sido una terrible humillación personal tener que haber asistido personalmente a la reunión constitucional que dio carta de naturaleza a los acuerdos de Passau que, como sabemos, hasta habían sido cerrados entre dos interlocutores a los que él no concedía vitola de tales.

viernes, noviembre 26, 2021

Carlos (18): Horas bajas

 El rey de crianza borgoñona

Borgoña, esa Historia que a menudo no se estudia
Un proyecto acabado
El rey de España
Un imperio por 850.000 florines
La coalición que paró el Espíritu Santo
El rey francés como problema
El éxtasis boloñés
El avispero milanés
El largo camino hacia Crépy-en-Lannois
La movida trentina
El avispero alemán
Las condiciones del obispo Stadion En busca de un acuerdo La oportunidad ratisbonense Si esto no se apaña, caña, caña, caña Mühlberg Horas bajas El Turco Turcos y franceses, franceses y turcos Los franceses, como siempre, macroneando Las vicisitudes de una alianza contra natura La sucesión imperial El divorcio del rey inglés El rey quiere un heredero, el Papa es gilipollas y el emperador, a lo suyo De cómo los ingleses demostraron, por primera vez, que con un grano de arena levantan una pirámide El largo camino hacia el altar Papá, yo no me quiero casar Yuste 

Desde la celebración de la Dieta de Ausburgo, Carlos había estado intermitente, pero continuamente atacado por las fiebres. De hecho, se sintió tan débil que, ante la circunstancia de no poder reunirse con su hijo Felipe, redactó el que se considera como su testamento político. En otoño llegó a Bruselas, donde se quedó varios meses hasta poder saludar a Felipe, quien llegó el 1 de abril de 1549. Exactamente un año después, el 2 de abril de 1550, Felipe fue reconocido por los Estados Generales de los Países Bajos como heredero de los mismos. En ese momento, el trabajo febril era para preparar una nueva Dieta de Ausburgo, donde Carlos debería volver a parlamentar con los príncipes alemanes.

miércoles, noviembre 24, 2021

Carlos (17) Mühlberg

 El rey de crianza borgoñona

Borgoña, esa Historia que a menudo no se estudia
Un proyecto acabado
El rey de España
Un imperio por 850.000 florines
La coalición que paró el Espíritu Santo
El rey francés como problema
El éxtasis boloñés
El avispero milanés
El largo camino hacia Crépy-en-Lannois
La movida trentina
El avispero alemán
Las condiciones del obispo Stadion En busca de un acuerdo La oportunidad ratisbonense Si esto no se apaña, caña, caña, caña Mühlberg Horas bajas El Turco Turcos y franceses, franceses y turcos Los franceses, como siempre, macroneando Las vicisitudes de una alianza contra natura La sucesión imperial El divorcio del rey inglés El rey quiere un heredero, el Papa es gilipollas y el emperador, a lo suyo De cómo los ingleses demostraron, por primera vez, que con un grano de arena levantan una pirámide El largo camino hacia el altar Papá, yo no me quiero casar Yuste 


Junto con las gabelas ya descritas, el emperador recibió también una sustanciosa participación en los réditos eclesiásticos en Flandes; en estas circunstancias, era lógico que el 7 de junio de 1546 Carlos firmase un pacto antiprotestante con el Papa. La Dieta de disolvió mes y medio después, el 24 de julio, pero para entonces lo que conocemos como campaña del Danubio ya había comenzado. Carlos, que había pasando los últimos años, y sobre todo los últimos meses, obsesionado con la idea de que los reformados golpeasen primero, había decidido ser él quien arrease la primera hostia (nunca mejor dicho) .

martes, noviembre 23, 2021

Carlos (15): La oportunidad ratisbonense

El rey de crianza borgoñona
Borgoña, esa Historia que a menudo no se estudia
Un proyecto acabado
El rey de España
Un imperio por 850.000 florines
La coalición que paró el Espíritu Santo
El rey francés como problema
El éxtasis boloñés
El avispero milanés
El largo camino hacia Crépy-en-Lannois
La movida trentina
El avispero alemán
Las condiciones del obispo Stadion En busca de un acuerdo La oportunidad ratisbonense Si esto no se apaña, caña, caña, caña Mühlberg Horas bajas El Turco Turcos y franceses, franceses y turcos Los franceses, como siempre, macroneando Las vicisitudes de una alianza contra natura La sucesión imperial El divorcio del rey inglés El rey quiere un heredero, el Papa es gilipollas y el emperador, a lo suyo De cómo los ingleses demostraron, por primera vez, que con un grano de arena levantan una pirámide El largo camino hacia el altar Papá, yo no me quiero casar Yuste 


Mis disculpas. Pensé que había publicado la toma 15, y no era así. Aquí la tenéis.


Tras el acuerdo básico entre católicos y protestantes, todo quedó dispuesto para realizar una reunión en Ratisbona, paralela a la Dieta, que abarcó de abril a julio de 1541 y estuvo presidida por el propio Carlos. A la reunión acudieron tanto Melachton como Calvino, y en la organización de los debates tuvo un papel fundamental Granvela; de hecho, fue capaz de redactar un texto sobre la doctrina de la justificación al que Calvino, al parecer, no fue capaz de cambiarle ni los puntos y coma. El 2 de mayo, los reunidos alcanzaron un acuerdo que se conoció como Libro de Ratisbona. Era un texto de 23 artículos.

lunes, noviembre 22, 2021

Carlos (16): Si esto no se apaña, caña, caña, caña

 El rey de crianza borgoñona

Borgoña, esa Historia que a menudo no se estudia
Un proyecto acabado
El rey de España
Un imperio por 850.000 florines
La coalición que paró el Espíritu Santo
El rey francés como problema
El éxtasis boloñés
El avispero milanés
El largo camino hacia Crépy-en-Lannois
La movida trentina
El avispero alemán
Las condiciones del obispo Stadion En busca de un acuerdo La oportunidad ratisbonense Si esto no se apaña, caña, caña, caña Mühlberg Horas bajas El Turco Turcos y franceses, franceses y turcos Los franceses, como siempre, macroneando Las vicisitudes de una alianza contra natura La sucesión imperial El divorcio del rey inglés El rey quiere un heredero, el Papa es gilipollas y el emperador, a lo suyo De cómo los ingleses demostraron, por primera vez, que con un grano de arena levantan una pirámide El largo camino hacia el altar Papá, yo no me quiero casar Yuste 


Apenas clausurada la asamblea de Spira, Carlos estaba en Metz, reuniéndose con sus tropas. Aquella ofensiva fue la que trajo el tratado de Crépy, del que ya hemo hablado. Un pacto que sustantivaba una nueva victoria imperial, veinte años después de Pavía, y que dependía, en su ejecución, del mismo duque de Orléans que, siendo dueño de los aburridos luxemburgueses, se había ofrecido para ser un esmalcaldino más. Sin embargo, no hubo mucho tiempo para hacerse conjeturas sobre su fidelidad, puesto que moriría el 9 de septiembre de 1545, casi un año clavado después de Crépy.

miércoles, noviembre 17, 2021

Carlos (14): En busca de un acuerdo

El rey de crianza borgoñona
Borgoña, esa Historia que a menudo no se estudia
Un proyecto acabado
El rey de España
Un imperio por 850.000 florines
La coalición que paró el Espíritu Santo
El rey francés como problema
El éxtasis boloñés
El avispero milanés
El largo camino hacia Crépy-en-Lannois
La movida trentina
El avispero alemán
Las condiciones del obispo Stadion En busca de un acuerdo La oportunidad ratisbonense Si esto no se apaña, caña, caña, caña Mühlberg Horas bajas El Turco Turcos y franceses, franceses y turcos Los franceses, como siempre, macroneando Las vicisitudes de una alianza contra natura La sucesión imperial El divorcio del rey inglés El rey quiere un heredero, el Papa es gilipollas y el emperador, a lo suyo De cómo los ingleses demostraron, por primera vez, que con un grano de arena levantan una pirámide El largo camino hacia el altar Papá, yo no me quiero casar Yuste


La única gran presión a favor del acuerdo entre católicos y protestantes era la presión, cada vez más temible, de los turcos sobre Austria. Sin embargo, durante nueve años después de 1532, la Sublime Puerta dejó tranquilo a Fernando, debilitando indirectamente la posibilidad de un consenso. Las cosas se movieron, sin embargo, en 1534, cuando se comenzó a hablar de que Carlos, incluso en contra del consejo de sus asesores españoles, preparaba una expedición marina que estaba comandada por el cardenal Juan Pardo de Tavera, titular de la sede toledana.

lunes, noviembre 15, 2021

Carlos (13): Las condiciones del arzobispo Stadion

 El rey de crianza borgoñona

Borgoña, esa Historia que a menudo no se estudia
Un proyecto acabado
El rey de España
Un imperio por 850.000 florines
La coalición que paró el Espíritu Santo
El rey francés como problema
El éxtasis boloñés
El avispero milanés
El largo camino hacia Crépy-en-Lannois
La movida trentina
El avispero alemán
Las condiciones del obispo Stadion
En busca de un acuerdo
La oportunidad ratisbonense
Si esto no se apaña, caña, caña, caña
Mühlberg
Horas bajas
El turco
Turcos y franceses, franceses y turcos
Los franceses, como siempre, macroneando
Las vicisitudes de una alianza contra natura
La sucesión imperial
El divorcio del rey inglés
El rey quiere un heredero, el Papa es gilipollas y el emperador, a lo suyo
De cómo los ingleses demostraron, por primera vez, que con un grano de arena levantan una pirámide
El largo camino hacia el altar
Papá, yo no me quiero casar Yuste

En 1529 Fernando de Habsburgo, la persona que debía presidir y dirigir los debates de Spira, estaba bastante menos preocupado de lo que su hermano hubiese querido respecto de la polémica religiosa alemana. A Fernando, en ese momento, lo que lo movía era saber que los turcos estaban a piques de llegar a las puertas de Viena, y que necesitaba que todo Dios, también el reformado, se aplicase a impedirlo. En Spira, por otra parte, los ánimos estaban muy calentitos. Otto von Pack, un personaje del que lo que podemos decir es que la Wikipedia se limita a definirlo como “German conspirator”, había estado los meses anteriores distribuyendo por los Estados protestantes la especie de que los católicos preparaban un gran ataque armado (lo cual no era verdad; al menos, en ese momento).