miércoles, abril 17, 2019

El cisma (8: el rey de Castilla pierde la paciencia)

Sermones ya pasados

La declaración de Salamanca
El tablero ibérico
Castilla cambia de rey, y el Papado de papas
Via cessionis, via iustitiae y sustracción de obediencia
La embajada de los tres reyes
La vuelta al redil


Enrique de Castilla estaba interesado en controlar como pulga cojonera el viaje italiano de Pedro de Luna. Llevaba el Papa de Aviñón unos aliados un poco sospechosos. Inicialmente, De Luna había buscado, y conseguido, un medio compromiso por parte de franceses y aragoneses, en el sentido de que ellos le prestarían la flotilla en la que iba a viajar. Sin embargo, quienes finalmente se comprometieron fueron Martín, hijo del Humano y rey de Sicilia; y Luis de Anjou. Las dos potencias, Francia y Aragón, prefirieron pasar del asunto, y esto a Enrique, en el fondo, no le gustaba demasiado. Por lo demás, la gran prioridad del rey castellano, que ya no quería más cierres en falso, era conocer a fondo, y si era posible, controlar, la previsible entrevista entre los dos papas, que todo el mundo esperaba terminase en fracaso dados los antecedentes. Para satisfacer sus necesidades, el rey de Castilla envió a la expedición italiana a un peso pesado: Alfonso Egea, arzobispo de Sevillla. Egea era un talibán cismático, así pues no había peligro de que el Papa aviñonés viese en su presencia problema alguno.

lunes, abril 15, 2019

Después de Hitler (18: la firma en Alemania)

Batallas anteriores:

El hundimiento
De Krebs a Demnin
El Brezal de Luneburgo
Patton
Ike resiste la tentación
El genocidio praguense


El 8 de mayo, para variar, fue en Londres un día brillante y soleado. La gente se despertó nerviosa y azorada por las noticias y, nada más tomar la manduca, a eso de la una de la tarde, comenzó a salir a la calle y a concentrarse en las plazas y, sobre todo, en Whitehall. Las gentes aplaudieron a rabiar cuando pasó por allí mismo un autobús que había escrito en su lateral: Hitler missed this bus. En varios puntos de la ciudad se habían situado estratégicamente unos cuantos altavoces para trasnmitir la alocución radiada del primer ministro. En los alrededores de Downing St había como 50.000 personas (siete millones y medio, según los organizadores).

miércoles, abril 10, 2019

Después de Hitler (17: el genocidio praguense)

Batallas anteriores:

El hundimiento
De Krebs a Demnin
El Brezal de Luneburgo
Patton
Ike resiste la tentación
Estamos ya en el día 8 de mayo, y el mariscal Iván Konev, al mando del I Frente Ucraniano, está llevando a cabo la penúltima acción bélica de la segunda guerra mundial: avanza por Checoslovaquia hacia el sur, camino de Praga. Pero que ésta sea la postrer acción bélica de la guerra no quiere decir, necesariamente, que sea la única; hay lugares, como la península de Curlandia, donde se sigue peleando si bien, cuando ese mismo día un oficial del Ejército Rojo informó de que se habían iniciado negociaciones de rendición, se dejó de disparar.

lunes, abril 08, 2019

Digesto ruandés


Veinticinco años del genocidio ruandés. Hace ahora unos diez años, escribí una pequeña serie sobre este tema que anda por ahí perdida en el mar proceloso de los 1.510 artículos publicados que llevo hasta el momento en este blog. La he recuperado y aquí la tenéis, prácticamente sin cambios, como la escribí entonces. 

Creo que el tema de Ruanda es un tema cojonudo para no creer. A mí, desde luego, que confieso que soy un tipo que no cree en nada, salvo en Bach y en el Hemoal, ninguno de los cuales me ha fallado nunca, creo que la Historia del genocidio ruandés, contada paso a paso, ha labrado una parte no desdeñable de mi escepticismo. Enseña que una nación teóricamente tan civilizada como Bélgica es perfectamente capaz de reaccionar al derramamiento de sangre simplemente volviendo el rostro para que no le salpique. Que incluso figuras tan admiradas como François Mitterrand, a la luz de la verdad, aparecen como repugnantes políticos pragmáticos a los cuales los destinos personales, ni siquiera cuando se cuentan por centenares de miles, les importan un huevo. Y que esa cosa que llamamos Naciones Unidas es un momio que nos dicen que funciona para que no nos demos cuenta de que es, exactamente, lo contrario.

Aquí os lo dejo. Se supone que la última de las valoraciones posible para mis historias, "De vómito", es la que yo debo evitar. Pero esta vez, la verdad, entendería que la usaseis. 

====================================================================

El cisma (7: a Italia)

Sermones ya pasados

La declaración de Salamanca
El tablero ibérico
Castilla cambia de rey, y el Papado de papas
Via cessionis, via iustitiae y sustracción de obediencia
La embajada de los tres reyes
La vuelta al redil


La sustracción de obediencia, sin embargo, no había ocurrido en balde. Había sido un periodo muy intenso en el que los reyes temporales, y muy particularmente el de Castilla, habían experimentado un poder más que interesante; y eso, de alguna manera, los había marcado y predispuesto hacia el conflicto con el Papa, especialmente si éste se empeñaba en actuar como si el mentado episodio nunca hubiese ocurrido. En este caldo fue en el que se fueron fraguando los conflictos entre Enrique III y Benedicto, que por ello no tardarían ni un año en estallar.

miércoles, abril 03, 2019

Carlos III (11: Despedida y cierre)

========================================================================
En contra de lo que yo pensaba, se quedó en el rinchi el último capítulo de la historia de Carlos III. Lo he descubierto ahora y por eso, con algo de retraso por el que pido disculpas, corto y cierro.
========================================================================


Rigodones que ya hemos bailado:

El infante sin posibilidades que llegó a ser rey por ser un Farnesio
De Varsovia a Nápoles
María Amalia
En España
El rey viudo
Lo de los jesuitas
Lo de América
Lo de Marruecos
Lo del gobierno

Otro aspecto notable de la política carlina, que se hace menos evidente, sobre todo, porque acabaría por resultar atropellado por la Historia, fue su política americana. En este ámbito encontramos el mismo ánimo desregulador propio de los ilustrados que lo rodeaban. En 1782 se llevó a cabo una importantísima reforma institucional con la creación de las llamadas intendencias. Eran los intendentes autoridades de nuevo cuño, con amplias funciones administrativas y financieras que, de hecho, convertían a las viejas audiencias y, sobre todo, a la figura del virrey, en un elemento bastante decorativo.

lunes, abril 01, 2019

Después de Hitler (16: Karlshorst y Praga)

Batallas anteriores:

El hundimiento
De Krebs a Demnin
El Brezal de Luneburgo
Patton
Ike resiste la tentación
Todos los indicios apuntan, por lo tanto, a que las tres potencias tenían algo parecido a un acuerdo para hacer un anuncio conjunto de la rendición alemana, rendición que convertiría al 9 de mayo como el VE-Day, el Día de la Victoria. Inmediatamente después de que Eisenhower diera su visto bueno a la firma de Karlshorst, Stalin había presionado para que se mantuviese aquella fecha. Tanto Truman como Churchill recibieron mensajes inequívocos por su parte en el sentido de que el día 9 debía producirse un pronunciamiento indubitado por parte de los alemanes que incluyese su rendición en el frente oriental. La principal presión de Stalin, por supuesto, era Checoslovaquia. Sabía que sus tropas apenas podrían estar en disposición de disputar el teatro praguense el mismo día 9, y de esa manera quería evitar la posibilidad de que las cosas fuesen de otra manera. Formalmente, revistió su reivindicación con noticias, reales o inventadas, de que había signos de que en la futura Alemania Oriental se estaban levantando importantes bolsas de resistencia. Stalin quería una rendición incondicional con vigencia en el primer minuto del 9 de mayo; quería entrar algunas horas después en Praga sin ser molestado.

miércoles, marzo 27, 2019

Perdón

Si exceptuamos las guerras, ningún otro proceso antes del siglo XVIII ha hecho más por la movilidad de las personas que la Inquisición. Una parte muy significativa de quienes acababan encausados por el Santo Oficio, si podía, cambiaba de residencia. Y esto es así porque ser condenado por la Inquisición no era una pena que el sujeto de que se tratase debiera de asumir en solitario. Los hijos de quien había portado el sambenito también eran señalados por ello, y aun los nietos. En una España como aquella, en la que todos los pueblos y ciudades eran abarcables sin que tu reloj de actividad te felicitase por el ejercicio realizado, permanecer en el mismo lugar en las puertas de cuya iglesia se había clavado la sentencia con el nombre de tu padre, de tu madre, o de tu hermano, equivalía a designarte candidato a la burla, el vacío, cuando no la agresión. Mi abuelo, un segoviano recio de una pedanía del camino de Sepúlveda, solía contar, entre risas, que en su pueblo siempre se hablaba de una familia de herejes a la que el resto del pueblo corría a pedradas por diversión. Hasta que se fueron, claro, decía. Y se reía otra vez.

Después de Hitler (15: un incómodo scoop)

Batallas anteriores:

El hundimiento
De Krebs a Demnin
El Brezal de Luneburgo
Patton
Ike resiste la tentación



Tras comunicar su rechazo a los acuerdos de Reims, los soviéticos decidieron preparar un compromiso nuevo con sus aliados occidentales. La firma producida en Reims, de la que sus medios de comunicación ni siquiera se hicieron eco, sería concebida como una especie de acto preliminar del definitivo, todavía no producido, que debería tener como sede la ciudad de Berlín. Eisenhower, cuando recibió la comunicación de Moscú, decidió aceptarla en aras de mantener un buen rollito entre aliados. En tal sentido, cablegrafió a Moscú su acuerdo con la propuesta; su propia disponibilidad de estar en Berlín en menos de 24 horas; y la inmediata comunicación al Alto Mando alemán de que debía designar representantes para la firma en la capital del Reich.