miércoles, febrero 26, 2020

Partos (22: Roma se baja los pantalones)

Otras partes sobre los partos

Los súbditos de Seleuco
Tirídates y Artabano
Fraates y su hermano
Mitrídates
El ocaso de la Siria seléucida
Y los escitas dijeron: you will not give, I'll take
Roma entra en la ecuación
El vuelo indiferente de Sanatroeces
Craso
La altivez de Craso, la inteligencia de Orodes, la doblez de Abgaro y Publio el tonto'l'culo
... y Craso tuvo, por fin, su cabeza llena de oro
Pacoro el chavalote
Roma, expulsada de Asia durante un rato
Antonio se enfanga en Asia
Fraataces el chulito
Vonones el pijo
Artabano
Asinai, Anilai y su señora esposa
Los prusés de Seleucia y Armenia
Una vez más, Armenia
Lucio Cesenio Peto, el minusválido conceptual

El rey parto Volagases debió de pensar que si los romanos hacían el subnormal, mejor para él; y siguió avanzando. En la ribera del Tarsus se encontró con la elite de las tropas de Peto y se las llevó por delante comme il faut. Después le puso asedio al castillo de Arsamosata y el campamento anejo, donde no sólo estaba la mayoría de las tropas del romano, sino también su mujer e hijo. A ellos no les había dado permiso.

lunes, febrero 24, 2020

Fernando (3: la guerra en el mar)

Ya hemos pasado por esto:

Un niño en el que nadie creyó
El ascenso de Godoy


A partir del momento en que Godoy regresó a la Corte con todas las de la ley, comenzó ese extraño periodo de nuestra Historia que se puede bien definir como la dialéctica entre Napoleón y el Príncipe de la Paz; periodo que no es tan fácil de valorar como parece. Aunque es cierto que los Borbones españoles acabarían haciendo gala de un entreguismo total respecto de los deseos de París; y aunque también es cierto que Napoleón jugaría sus cartas con fuerza frente al valido, cortejándolo incluso con ofertas que podían terminar haciéndolo rey, tampoco hay que olvidar que Godoy, en diversos momentos, actuó en contra de los intereses de la potencia ya casi invasora y desde luego plenipotenciaria, de la que España dependía cada vez en un grado mayor. Fue, pues, una relación complicada con muchos cambios estratégicos.

miércoles, febrero 19, 2020

Historias triviales (7)

Regreso hoy con una séptima toma de las Historias Triviales. Ya sabéis cómo va esto: son diez anécdotas históricas que cuando menos a mí me llaman la atención, y que os cuento aquí en pequeñas diócesis. No obstante, el asunto enduring proviene del hecho de que una de estas historias es total o parcialmente falsa. Queda, pues, el reto de descubrirla, cosa que normalmente pasa al rato de publicar el post, la verdad.

Tengo sentimientos encontrados sobre la serie de hoy. A ratos me parece que la sorpresa del roscón es bastante obvia, y a ratos me digo que, en realidad, es dificililla. En fin, ya veremos.

Lee, pues.

jueves, febrero 13, 2020

Partos (21: Lucio Cesenio Peto, el minusválido conceptual)

Otras partes sobre los partos

Los súbditos de Seleuco
Tirídates y Artabano
Fraates y su hermano
Mitrídates
El ocaso de la Siria seléucida
Y los escitas dijeron: you will not give, I'll take
Roma entra en la ecuación
El vuelo indiferente de Sanatroeces
Craso
La altivez de Craso, la inteligencia de Orodes, la doblez de Abgaro y Publio el tonto'l'culo
... y Craso tuvo, por fin, su cabeza llena de oro
Pacoro el chavalote
Roma, expulsada de Asia durante un rato
Antonio se enfanga en Asia
Fraataces el chulito
Vonones el pijo
Artabano
Asinai, Anilai y su señora esposa
Los prusés de Seleucia y Armenia
Una vez más, Armenia

En efecto, Volagases no estaba en condiciones de ponerse muy gallito con los romanos, dado que en ese momento tenía una rebelión importante dentro de su propio reino. Vardanes, su propio hijo, se había levantado contra él. Y no parece que fuese un rebelión fácil de sofocar, pues, por lo que parece, duró tres años, desde el 56 hasta al 58. No sabemos gran cosa de esa rebelión salvo su duración y el resultado final, que fue la victoria de Volagases. Habitualmente se ha asumido que la derrota, de una forma u otra, le costó la vida a Vardanes.

miércoles, febrero 12, 2020

Fernando (2: el ascenso de Godoy)

Ya hemos pasado por esto:

Un niño en el que nadie creyó


El rey Carlos falleció en diciembre de 1788, como por otra parte ya hemos contado aquí. A su muerte, hace aproximadamente tres meses que en la amistad de los príncipes de Asturias ha entrado un personaje que acabará siendo de gran importancia para ello y para la Historia de España: Manuel Godoy. De hecho, el 30 de aquel mismo diciembre, apenas unos días después de llegar a la condición de rey, Carlos ya le concede a Godoy su primer ascenso, concretamente a cadete supernumerario de su brigada, nombramiento que lleva aparejado el de garzón a servicio de Palacio (lo cual no quiere decir, nota para los ignorantes, que lo nombrada ministro de Consumo).

lunes, febrero 10, 2020

Fernando (1: un niño en quien nadie creyó)


La Historia de un país, y España no es una excepción, tiene algunos personajes de los que todo el mundo habla y sabe cosas. Fernando VII es uno de ellos. Fue Fernando, sin duda, el peor rey que ha tenido España, y mira que ésa es una competencia dura de narices. Sin embargo, que Fernando sea el peor rey de la Historia de España y que ésa sea una condición que prácticamente nadie le discute no quiere decir, necesariamente, que los porqués sean bien conocidos. Es una lástima, pero es así. El diagnóstico, desde el principio digo que acertado, en torno a la figura del que conocemos como El Rey Felón, se produce, sin embargo, casi por casualidad y basándose en informaciones bastante parciales.

Yo voy a tratar, en estas notas, de trazaros una Historia del primer rey Fernando, esto es, de aquél que fue príncipe de Asturias, luego rey, luego nada, y regresó de Francia siendo El Deseado. A mí, particularmente, es el Fernando que más me interesa aunque, como siempre, no descarto la posibilidad de acabar cerrando el círculo y contando la totalidad de la Historia. No me planteo, sin embargo, hacer una descripción completa del reinado de Fernando porque, ya me conocéis, mi intención no es cerrar este relato con dos o tres datos. Como me dijo en cierta ocasión un lector en un correo privado, expresión que me encantó por lo cierta, “ a este blog se viene a sudar”. Sudemos un poco, pues.

miércoles, febrero 05, 2020

Partos (20: una vez más, Armenia)

Otras partes sobre los partos

Los súbditos de Seleuco
Tirídates y Artabano
Fraates y su hermano
Mitrídates
El ocaso de la Siria seléucida
Y los escitas dijeron: you will not give, I'll take
Roma entra en la ecuación
El vuelo indiferente de Sanatroeces
Craso
La altivez de Craso, la inteligencia de Orodes, la doblez de Abgaro y Publio el tonto'l'culo
... y Craso tuvo, por fin, su cabeza llena de oro
Pacoro el chavalote
Roma, expulsada de Asia durante un rato
Antonio se enfanga en Asia
Fraataces el chulito
Vonones el pijo
Artabano
Asinai, Anilai y su señora esposa
Los prusés de Seleucia y Armenia

La operación que iniciaba el emperador Claudio es bien fácil de entender. Meherdates era un miembro de la familia real parta que, sin embargo, había estudiado, como se dice ahora, en las mejores universidades del mundo, lo cual había hecho que conociese y adoptase formas de pensar que no eran propias del país que iba a gobernar y sí, más bien, de la metrópoli más avanzada del mundo, que no era otra que Roma. Era, pues, como enviar en el siglo XIX a un indio educado en Eton para que fuese marajá.