viernes, octubre 20, 2006

Las increíbles historias de la censura

Nunca he tenido la ocasión de comentar que llevo varios años estudiando inglés, gracias a mi empresa que me lo paga. Ahora trato de sacarme el CAE en un año o así y sigo una disciplina un poco férrea (preparar un examen es preparar un examen); pero tengo siempre mis porciones de conversación.

La mayor parte de mis profesores, he tenido varios en los últimos años, son estadounidenses, aunque he tenido a un inglés, una escocesa, una sueca y una aussi que era realmente guapa y divertida (miss you, Katie). A todos ellos, especialmente a los yankees, les he recomendado siempre que viesen Bienvenido Mr. Marshall. Les he garantizado que no iban a entender gran cosa (cosa que siempre se ha cumplido) pero que, por lo menos, habría una escena que les divertiría: aquélla en la que el alcalde, Pepe Isbert, sueña que es un sheriff del Far West. Después de que ven esa peli y se descojonan un rato (un profe, bostoniano, me juró que en el Sur hablan exactamente así), les digo que vean Los santos inocentes, que la vean con subtítulos, para enterarse bien. A mí me parece que es una peli que describe muy bien lo que fue España. Mi experiencia es que les cuesta entender que esa película esté describiendo una realidad ocurrida hace tan sólo cuarenta o cincuenta años.

Otra cosa que les divierte mucho es que se les hable de la censura. Pensadlo: para un ciudadano de Boston, de San Francisco o de Londres, que le hablen de la censura de prensa y de la cultura es como si le hablas a un nepalí del txacolí. Es algo tan extraño a su cultura que no pueden creerlo. Pero esto, a Dios gracias, les pasa ya a los españoles: el fin de semana pasado comprobé que mi sobrino, catorce años, tampoco puede creer que le esté contando algo que yo mismo haya vivido.

La mayor parte de los angloparlantes (y españoles) jóvenes de hoy no ha visto nunca Mogambo. Así que primero has de contarles la peli, la peli auténtica por así decirlo, y luego explicarles lo que el franquismo hizo con ella. O sea: es un film en el que un matrimonio se regala un safari por África, durante el cual ella (Grace Kelly) se enamorará del guía de la excursión (Clark Gable). La censura española obligó que en el doblaje desapareciese el adulterio, que consideraba contrario a las buenas costumbres de España. Así pues, en la versión censurada de Mogambo, Kelly y su marido eran hermanos. Unos hermanos muy cariñosos (yo nunca he abrazado ni he besado así a mi hermana, lo juro). Conforme avanza la película, se va desencadenando la tragedia, y no entiendes por qué. Porque, al fin y al cabo, en la versión censurada tanto Grace como Clark son solteros y libres. ¿Por qué no se van a liar? Ítem más: ¿por qué el hermano-soba-hermanas se mosquea de esa manera?

Mogambo ha quedado en el inconsciente colectivo de mi generación como el icono de lo absurda que puede llegar a ser la censura. Pero no es el único caso, desde luego. En Doce del patíbulo, un militar norteamericano comanda una misión suicida realizada por doce militares que han sido condenados a fuertes penas, algunos de ellos a muerte, por gravísimos delitos. Uno de esos condenados es un mafioso de origen italiano que, en la peli original, se llama Victor Franco. ¿Lo pilláis? Franco = militar = condenado a muerte. El doblaje español lo convirtió en Victor Frankie.

La muy abstrusa canción de Don McLean American Pie se llegó a distribuir en España con un estúpido pitido de 3 segundos en una frase que no le gustó a nuestra censura. Probablemente, aunque no estoy seguro, aquélla en la que McLean habla de escribir el libro del amor si la Biblia te lo dice. Cuando le cuentas esto a los yankees, te miran como supongo que mirarían a un armadillo hembra que se pusiera repentinamente a declamar versos de Coleridge.

Quizá la anécdota más graciosa que conozco tiene como protagonista a Luis García Berlanga, precisamente el autor de Bienvenido Mr. Marshall. Berlanga era muy temido por la censura porque era y es un tipo muy inteligente. Mr. Marshall tenía que ser una película de propaganda española (de hecho hay una cantante de coplas, Lolita Sevilla si no me falla la memoria, que se marca un par de números), pero lo que fue es una ácida crítica de la situación.

En los tiempos que ahora relato, en la Gran Vía de Madrid había una sala de fiestas, Pasapoga se llamaba, que tenía fama de ser antro de perdición (al estilo de la época, no os vayáis a creer). Pues bien: al someter Berlanga, el guión de una de sus películas a la censura, un censor leyó: «Toma aérea de la Gran Vía». Tomó el lápiz rojo, y tachó la escena. Otro compañero le dijo: «Pero, macho, ¿qué tiene de malo esa escena?» «Quita, quita», le contestó el otro; «tratándose de Berlanga, es capaz de meter en el plano general a un obispo saliendo de Pasapoga».

Si uno se sienta hoy delante de la tele a ver el deuvedé de El último tango en París, le costará creer que esta película estuvo prohibida en España; y que, de hecho, en los últimos años del franquismo había auténticas excursiones a la raya de Francia para verla (en francés). Se la tenía por película absolutamente pornógrafa y en no pocos lugares surgían leyendas urbanas que le contaban a los que no la habían visto escenas dignas de Nacho Vidal.

Porque ya tenemos, a la vuelta de la esquina, el fenómeno de la leyenda urbana asociado a la censura.

Es verdad aceptada por muchos, por ejemplo, que La Codorniz, revista satírica que fue secuestrada (o sea: su publicación fue impedida) varias veces, publicó una vez, en su sección de pasatiempos, el siguiente: «Regla de tres: bombín es a bombón como cojín es a X. Nota de la R: nos importa tres X que nos secuestren la edición». Me lo ha contado mucha gente, pero jamás he encontrado a alguien que pudiese mostrarme la edición. Probablemente es mentira.

Otra cosa que pertenece a mis recuerdos fue el estreno en España (en mi caso, en La Coruña), de Jesucristo Superstar. Da vergüenza explicar hoy en día por qué esa peli era escandalosa. En primer lugar, era una ópera rock; o sea, Jesucristo cantaba la música del diablo. En segundo lugar, Judas era negro. En tercer lugar, la historia insinuaba cierto amor, digamos, muy humano, de María Magdalena hacia Jesucristo (aunque Jesucristo, si no recuerdo mal, permanecía impasible el ademán). Por último, en una canción bastante apañadita en la escena de la oración del Monte de los Olivos, se mostraba a un Jesucristo atormentado por su martirio futuro y preguntándole al Padre por qué debía morir. Todo muy hippie. En la España de la demostración sindical y la Sección Femenina, fue la caraba.

Y se contaron cosas. Como, por ejemplo (y es que en el pecado se lleva la penitencia) que el Jesucristo Superstar exhibido en España (que yo creo que estaba íntegro) estaba censurado, porque en la versión original había… una escena de cama entre Jesucristo y María Magdalena.

Buena metáfora de lo que consigue la censura: si no te dejan ver la realidad, acabas por imaginarte que es peor de lo que es.

Feliz fin de semana a todos.

36 comentarios:

  1. Lo de la película Mogambo es ya un clásico en las crónicas de la censura: para tapar un adulterio ¡acaban sugiriendo una relación incestuosa!

    El otro día vi esta curiosa censura gráfica que hacen en Irán al National Geographic (creo que en una universidad). Al parecer el texto lo dejan íntegro, pero los escotes de las mujeres en los anuncios los "visten" con tinta negra, las rodillas tampoco se pueden ver, etc. Es muy curioso:
    http://jturn.qem.se/2006/more-pictures-of-iranian-censorship/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo11:50 a.m.

      Anda, en los comics españoles tambien hacian eso.
      Uno de los trabajillos que hacian los dibujantes de comics españoles, para sobrevivir, era censurar las faldas y escotes de los comics americanos.
      Como ejemplo:
      http://flashgordon.260mb.com/compa5.htm

      Eliminar
    2. En mi colegio había cine, si la película mostraba más carne femenina de la "correcta" a ojos de los reverendos padres, el sacerdote encargado del cine pasaba una entretenida tarde tapando, fotograma a fotograma y con ayuda de un bolígrafo, lápiz o similar los impúdicos escotes.
      Gracias a cosas así gane mi primer dinero, vendiendo en el Colegio los catálogos de ropa interior femenina que "cogía" de la fábrica donde trabajaba mi padre.

      Eliminar
  2. A ver si ahora consigo poner el enlace:
    Censura del N.G. en Irán

    ResponderEliminar
  3. In I Go8:41 p.m.

    Y el famoso Indice, con los libros prohibidos, y los discos que se compraba la gente en el extrajero...

    Con lo de El último tango... se montaban auténticas excursiones. Al final, para ver una película que es un coñazo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:23 a.m.

    En Estados Unidos es cierto que no existe la censura al estilo de la franquista, pero hay otra censura más insidiosa que es la del silencio. Simplemente no se habla de todo aquello que no interesa.

    También está el sistema de calificaciones de las películas. Uno sabe que si sale media teta, automáticamente la calificación de la película será, por ejemplo, para mayores de 17 años. Eso implica que se exhibirá en menos cines y que tendrá menos público. El resultado es que sin necesidad de una censura oficial, se consiguen efectos parecidos a los de la censura franquista: fuera tetas.

    ResponderEliminar
  5. In I Go11:18 a.m.

    Y a esto (me refiero a USA) hay que añadir las posibles reacciones y/o demandas posteriores (que pueden ser multimillonarias) de cualquier grupo de presión; y la exacerbación de lo políticamente correcto.

    Recuerdo, por ejemplo, los problemas que tuvo Oliver Stone después de estrenar JFK, que no es un caso único.

    ResponderEliminar
  6. Abundando sobre la censura en EEUU, el nivel de autocensura, según para qué cosas, es mucho más alto que el que podamos tener en España ahora. Pitidos sobre las palabras malsonantes, eliminación de escenas de contenido sexual (que no violento) en emisiones televisivas, retraso de la señales en directo para que un censor se asegure de proteger los intereses del propietario de turno... y todo esto cuando la autocensura no cruza la linea de la manipulación descarada, como el tratamiento que los medios conservadores han dado a la noticia del senador republicano que podría haber abusado de becarios (en fox llegaron a anunciarlo durante un día entero como un senador demócrata)
    ¡En todas partes cuecen habas!

    ResponderEliminar
  7. Estimado JDJ: Una alerta de Google de esas que uno pone en el mar de Internet para que le avisen cuando pica el pez ambicionado, me ha llevado hasta tu bitácora, y como he notado en ella convergencia de intereses, sabia selección de materias y amena forma de narrar, no voy a tener más remedio que enlazarte desde la mía y suscribirme a ella. Así que ya cuentas con un lector más, muy agradecido.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias,doctorhache.

    Tenéis razón en lo de EEUU, desde luego.

    ResponderEliminar
  9. En el contexto de una dictadura la censura normal, es un medio más de control. Que haya tal censura en Estados Unidos, indiscutiblemente la hay, debería dar qué pensar.

    ResponderEliminar
  10. rafa655:17 p.m.

    Sobre la supuesta censura en los EE.UU. hay mucha tela que cortar, ya me parece excesivo que se use la palabra censura para califacar los ejemplos que ponéis...

    Leyendo lo de La Codorniz, me acuerdo de otro caso con final feliz que se les coló a los censores y es que había que leerse hasta los anuncios para ver los chistes.

    Ocurrió durante la visita de la despampanante emperatriz de Irán (Farah Dibah, creo) que causó mucha sensación entre los caballeros de alta alcurnia. El anuncio por palabras decía lo siguiente:

    Cambio Marquesina usada por persiana en buen estado. Razón: Villaverde, 5.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11:03 a.m.

    La censura, novena planta del edificio del Ministerio del Paseo de la Castellana (allí estaba.....)

    ResponderEliminar
  12. Soy un estudiante de doctorado en Historia del Cine y estoy haciendo la tesis sobre la censura de guión en el Régimen de Franco.

    Aunque es verdad que una parte de la censura (yo diría como un 30%, más o menos) estaba orientada hacia la moral y buenas costumbres, el objetivo principal de la censura, sobre todo en la primera mitad del Régimen (sí, sí, en la primera, la más dura) era mejorar la calidad del cine español.

    Ejemplo: En la década de los 40 (no recuerdo la fecha porque estoy escribiendo de memoria, pero si alguien está interesado la busco) se presentó a censura un guión titulado "La Virgen Blanca". El guión, escrito por el párroco de la Catedral del Pilar, narraba la vida ejemplar de una santa. Por si fuera poco, además contaba con el aval del Capitán General de la Región Militar de Andalucía. ¿Pues qué creéis que pasó con el guión? ¡Que fue prohibido! Según el censor (en esos años sólo había uno llamado Francisco Ortiz), aunque no era discutible la altísima intención del autor, el guión no podía autorizarse porque era (cito textualmente) plúmbeo.

    Otro detalle que suele sorprender a amigos y familiares cuando se lo cuento, es que generalmente los censores más duros no son los religiosos sino los seglares. A veces incluso sobre cuestiones de dogma o de moral los curas dicen cosas como "tampoco hay que exagerar" y cosas así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo12:13 p.m.

      MINISTERIO DE LA GOBERNACION
      Orden de 3 de Mayo de 1935

      Artículo 35 : No podrá proyectarse en público ninguna película cinematográfica sin que haya sido previamente examinada y aprobada por la censura, que será ejercida por un funcionario dependiente de la Dirección General de Seguridad.
      No será precisa la presentación del argumentoen la peliculas de "actualidad" y de aquellas de carácter instructivo que reproduzcan deportes, monumentos, obras de arte, ciudades, paisajes, vida y costumbres de pueblos, escenas o estampas de historia natural, fenómenos y experimentos científicos, laboratorios agrícolas e instalaciones y ejercicios industriales.

      Artículo 36 : Las Empresas de espectáculos cinematográficos tendran la obligación de presentar en la Dirección General de Seguridad en Madrid, en los Gobiernos civiles, en las provincias, en los Ayuntamientos, en las demás poblaciones, la hoja de censura de las películas que hayan de ser proyectadas al público.
      Las infracciones a lo establecido en este artículo se castigaran por las Autoridades competentes con las multas que procedan, exigiendo, además las responsabilidades a que hubiere lugar.
      ... etc. etc.

      Fdo. MANUEL PORTELA VALLADARES
      Ministro de la Gobernación.

      Eliminar
    2. Anónimo11:20 a.m.

      Pués esto anterior es de la República y no de Franco!

      Eliminar
  13. Ah, y una frase estupenda sobre la censura:

    "La censura es a la vez injusta y estúpida. Por eso uno no sabe si, alternativamente, combatirla o educarla".
    Roland Barthes

    ResponderEliminar
  14. Anónimo9:31 p.m.

    La pelicula exodo tambien esta censurada, pero es una censura sin sentido para verla hay que poner la pelicula con el audio en español y subtitulos en ingles. Se ve en la escena en la que interrogan a Dov Landau para poder entrar en el grupo terrorista.

    ResponderEliminar
  15. en american pie creo recordar que era 'LAS TRES PERSONAS QUE MAS QUIERO EL PADRE EL HIJO Y EL ESPIRITU SANTO TOMARON EL ULTIMO TREN HACIA LA COSTA'

    ResponderEliminar
  16. Helena1:28 p.m.

    Hola, me llamo Helena y estoy haciendo un trabajo sobre la censura sobretodo centrándome en los años finales de la dictadura de Franco (de 1965 a 1975), curso 2º de bachillerato y me gustaría saber si dispones de información sobre este tema ya que me serviría de gran ayuda.
    Si dispones de algún documento o libro que crees que debería leer que me ayudaría a entender el fenómeno de la censura ponte en contacto conmigo porfavor, mi dirección es lena.91@hotmail.es

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1:03 a.m.

      Como curiosidad te puede servir... En España a los árbitros de fútbol se les denomina con los dos apellidos desde que apareció un sencilla apellidado Franco y los medios no oficiales usaban para poner titulares en portada tales como " Franco lo
      A vuelve a liar " o " Franco falló estrepitosamente". Era una manera de dar leña al Caudillo de manera sibilina. Por supuesto El Régimen obligó a usar los dos apellidos.

      Eliminar
  17. Julieta10:20 p.m.

    Hola que tal? soy de Argentina. Estoy haciendo un trabajo para la facu de "Si te dicen que cai" de Marsé y buscando algo de censura en internet llegué hasta acá. La verdad es muy bueno tu posteo. Es increible como la censura pasa a ser totalmente ridicula y sin sentido. Acá también sucedió por mucho tiempo con Peron(amiguito de Franco) y hasta en teoria el 78 con la Dictadura militar. Pero aun asi uno se sigue sorprendiendo al leer esta clase de cosas. Muchas gracias por compartir esto. Voy a seguir chusmeando tu blog.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo10:04 p.m.

    Hola,

    Me gustaria saber si alguien sabe de donde puedo encontrar la version de MOgambo doblade en 1953 durante el franquismo. Es que estoy comparando la version original y la version doblada por mi tesis.

    Un cordial saludo,

    Gemma Gibbs

    ResponderEliminar
  19. Hola he encontrado este blog por pura casualidad. Quiero hacer mi trabajo de fin de master sobre la censura en España. Soy cubana,pero vivo en Zaragoza.
    Yo si creo que en España hay censura. Pensad en la portada de El Jueves. La revista fue incluso retirada. Eso es censura. Creo que ha tomado nuevos matices, pero aún está. España es una democracia joven y lo demuestra con este tipo de cosas.
    Dicho esto me alegra saber que hay personas que la dan por muerta, supongo que eso es que estamos en el camino que algún día desaparezca realmente. Saludos y un gusto encontraros

    ResponderEliminar
  20. Anónimo1:35 p.m.

    No se si habéis visto "Tal como éramos" ("The way we were"), con Barbra Streissand y Robert Redford. Una película del año 73, muy famosa con muchos Oscar. Igual no, porque es una película "para tías" :-D.

    Ella es Barbra, joven judía y activista comunista en los años 30, y él, Robert, guapísimo como niño pijo y más tarde oficial de marina...mmm qué guapo.

    Al comienzo de la película, mientras salen los títulos y se canta "The way we were", Barbra está repartiendo panfletos para mandar ayuda a la república española. Entre otros eslogan, Barbra grita "Help Spain, Stop Franco". En el doblaje español, no se entiende bien qué es lo que pide Barbra ya que dice algo así como "abajo los belicistas".
    Podéis ver los fragmentos que digo en Youtube.

    Otro ejemplo es "Casablanca". Si véis la version original, en la escena en la que el capitán francés le lee el archivo que los servicios secretos tienen para él, se dice que Bogart/Rick estuvo en España como mercenario de la República en la Guerra Civil. En la versión doblada al castellano (la antigua) no se menciona a España para nada.

    Ambas películas tienen muchísimo más sentido en la versión original, en parte por esos pequeños detalles.

    Siempre he imaginado que la mano de la censura estaba detrás. Supongo que los doctorandos que han comentado el artículo sabrán la respuesta.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Anónimo3:36 a.m.

    Otra leyenda urbana que he leído que se dio (no recuerdo la fuente): "Gilda", la escena en que Rita Hayworth se quita el guante... se decía en España que en el extranjero se desnudaba por completo.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo12:43 a.m.

    Hola JdJ. Tengo un power point que he recibido en estos días en el que viene la portada de la Codorniz a la que haces mención.

    Recuerdo cuando salió esa portada, yo debía tener unos 13/14 años y una niña del barrio se hizo con ella y la vimos todas juntas a escondidas y riéndonos con picardía por lo que decía. La edad y la época! ay! que tiempos!!

    Bueno que me desvío que si me das una dirección de e-mail, encantada te lo envío.

    Un saludos

    Sandra

    ResponderEliminar
  23. Sandra, mi direccion es granmiserable ARROBA hotmail PUNTO com.

    Me encatará recibir la copia.

    ResponderEliminar
  24. Siento decirte que vi Jesucristo Superstar en Londres... y allí tampoco María Magdalena se encamó con Jesús.

    ResponderEliminar
  25. Anónimo6:39 p.m.

    Suerte que pudimos ver las películas de Marilyn, porque el censor pensaba que movía así las caderas, pobrecita, porque era cojita.
    (Documental sobre la censura en el cine español)

    ResponderEliminar
  26. Rosario11:40 p.m.

    lo de la revista es verdad, porque mi abuelo la leía y le gustaba mucho, me contó un par de veces que la censuraban y las cosas que ponían, me ha alegrado mucho verlo porque no recordaba el principio de la regla de tres.

    ResponderEliminar
  27. Me sorprende que nadie recuerde el caso de Gilda. Yo con mis casi 30 años obviamente no he visto la versión censurada.

    Cuando vi Gilda por primera vez, hará ya 13 o 14 años en el programa de Garci, recuerdo que durante el coloquio se comentó que lo que ya es de por su una historia truculenta: se sugiere una relación homosexual o de maestro-pupilo entre Jhonny Farrel y Ballin Mundson, complicada por los celos de Jhonny hacia Gilda, nuevo juguete de Ballin y antigua amante o mujer de Jhonny, fue a peor gracias a la censura.
    Al meter mano el censor, contaban los tertulianos, Jhonny y Gilda pasan de ex pareja/amantes a hermanos, así pues, ademas de persistir la trama oculta de homosexualidad latente entre líneas, se complica por una mas que evidente relación incestuosa.

    Yo también alucinaba cuando lo contaban. Bendita maña se daban.

    ResponderEliminar
  28. Una cuestión Juan. Yo también he encontrado el blog de rebote, cuando buscaba cosas sobre la FEN para mi propio blog. Te he citado, he extraído párrafos y he puesto el enlace porque me ha encantado. Sólo una cosa. O no lo sé ver o en el blog no está la opción de búsqueda. Para mí es esencial. Igual que he encontrado la Semana Trágica, querría ver si hay referencias a la I República -seguro que sí- y los eternos encontronazos entre los distintos gobiernos y Catalunya.
    Si hubiera material sobre Fernando de Aragón, ya sería tremendo porque leo unas explicaciones muy completas y como muy objetivas.
    Me he añadido como seguidora en Google.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Veré si hay forma de meterle un buscador al blog (no soy muy bueno con esto).

      Eliminar
  29. Anónimo1:53 a.m.

    Si quieres rememorar los tiempos de la censura, pégate un garbeo por Cataluña y ya verás como vuelve todo de golpe: El CAC contra el periodismo incómodo, escamoteo de información por la prensa del régimen (Carmelo, corrupción en CiU, datos fiscales) , editoriales conjuntos, comisarios políticos recorriendo las calles en buscas de carteles en lenguas prohibidas, ...

    ResponderEliminar
  30. Anónimo10:00 a.m.

    que los anglosajones no tenían censura? Vaya, eso sí tiene gracia sobre todo si le preguntas a los negros, comunistas y homosexuales.

    ResponderEliminar