martes, enero 13, 2009

Los cánones de belleza

Tras el anterior artículo dedicado al Retiro, y para que no se mosqueen mis lectores de Barcelona, que sé que son unos cuantos; y también porque puedo, gracias a una curiosa fuente de la que ya hablaré, en estos días preparo un articulín que trata de ser un anecdotario de la ciudad de Barcelona. Para muestra, este pequeño botón.

La foto que aquí muestro fue tomada en el Ayuntamiento de Barcelona el 20 de mayo de 1933. En ella aparecen las concursantas del certamen de aquel año de Miss Europa, que se celebró en Madrid. En la primera fila, de izquierda a derecha: Miss Noruega, Miss Italia, Miss Hungría, Miss Turquía, Miss Francia y Miss Dinamarca. En la segunda fila: Miss Alemania, Miss Rusia, Miss Bélgica, Miss España y Miss Yugoslavia.

Aunque el escaneo no sea el mejor del mundo y la foto tampoco como para echar cohetes, se ve lo suficiente como para darnos cuenta lo mucho que ha cambiado en setenta y pico años el concepto de tía mollar. Hoy por hoy, si de Miss Dinamarca y Miss Alemania, por ejemplo, nos dijeran que son las madres de alguna candidata, lo creeríamos. Pero nos costaría pensar que puedan ser, ellas mismas candidatas.

Os dejo dos preguntas.

La primera, obvia: ¿quién ganó? Esta vez espero haberos pillado, o sea que no creo que en Google se pueda consultar quién ganó el Miss Europa de 1933 (aunque todo puede ser). La única pista que daré es ésta: yo le habría votado a Miss Yugoslavia. Pero me habría equivocado.

La segunda pregunta. Dos de estas candidatas lo fueron (recordad: 1933) «en el exilio», porque en sus respectivos países los concursos de belleza femenina estaban, entonces, prohibidos. ¿Se os ocurre a qué dos países nos estamos refiriendo?

Hala, hasta más ver.