lunes, diciembre 15, 2008

Adivinanza barcelonesa

Según el Analytics, y según los comentarios y correos que nos van llegando, no son pocos los lectores que este blog tiene desde diversos puntos de Cataluña. De las 51.000 visitas que lleva el blog desde el 1 de enero de este año, 4.700 se hicieron desde Barcelona, 452 desde Tarragona y 374 desde Hospitalet del Llobregat, por citar sólo las tres mayores.

Así que vamos a tratar de remunerar tamaña fidelidad colocando aquí una adivinanza que da para una historia ciertamente curiosa.

Espoleando a los catalanes, pues: ¿alguno sabría decirme qué alcalde de Barcelona lo fue por la única y exclusiva razón de ir bien vestido?

La solución [por mi parte] dentro de un par de días. Y, con un poco de suerte, también acabaremos haciendo un Barcelona History Quiz.

7 comentarios:

  1. Aprovechando este mail dedicado a los barceloneses, tan solo felicitarte por esta página. Es magistral (en todas las aceptaciones del género, de las que solo se dos).

    Y continuando con esa declaración de erudición, en relación a lo del alcalde, ni p*t* idea, pero a la espera quedo de la respuesta.

    ;)

    ResponderEliminar
  2. Es la primera vez que busco una solución de una de las adivinanzas (y eso que nunca he sabido ninguna). En todo caso no he encontrado la respuesta pero vamos, eso de designar por ir bien vestido me suena a franquismo bastante.

    Siete alcaldes tuvo Barcelona en los 40 años de dictadura pero no he encontrado en ningún sitio (seguramente no he buscado bien) nada que diga ni con algún eufemismo algo similar a lo que propone la adivinanza, aunque sí bastantes amiguismos.

    Así que teniendo en cuenta que he delimitado (por la cara, es que 117 que hay en total eran muchos) la adivinanza a siete alcaldes me la voy a jugar con Josep Maria Socías i Humbert. Pero vamos, porque sí, porque si no chutas no marcas.

    Espero con ansia la respuesta correcta ;)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:55 p.m.

    Pues opino igual que tu, Robert, que esto es cosa del franquismo. Pero yo me voy a ir por el primero, por Miquel Mateu i Pla, por eso de que en Enero del 39, que fue elegido, no había tiempo para política, mientras que los posteriores la situación en España ya estaba más estabilizada, y había más opciones de poner a dedo por meritos con el que manda

    ResponderEliminar
  4. :-D

    Dos cosas.

    ¿Franquismo? Frío, frío...

    Y la segunda, para Anónimo: según mis notas, Miquel Mateu y Plá NO es el primer alcalde franquista de Barcelona.

    El primer alcalde franquista de Barcelona es un capitán de la legión que toma posesión del Ayuntamiento al entrar las primeras unidades nacionales en la ciudad. Siempre según la información que yo tengo, resignó a las 24 horas pero, formalmente, fue alcalde de Barcelona. Te puedo buscar el nombre del capitán si te (os) interesa.

    Algo parecido, por cierto, pudo pasarle a Companys el 14 de julio de 1931. Aunque se suele decir que Aiguadé fue el primer alcalde republicano de Barcelona, existen testimonios (aunque un poco oscuretes) de que Companys, una vez que se supo de la victoria republicana en las municipales, se dirigió al Ayuntamiento para tomar posesión de él (hay que recordar que, en ese momento, Companys no era el número uno de ERC, sino el dos, porque don Françesc aún estaba entre los vivos).

    Para algunas personas, el acto de Companys, que entró en el Ayuntamiento y dio órdenes precisas (por ejemplo, que se exhibiesen la bandera de la República y la de Cataluña) lo convierte en alcalde in pectore. Aunque luego prefirió ser gobernador civil, luego diputado, luego ministro de Marina y luego, por supuesto, President.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:44 p.m.

    Voy a volverlo a intentar:

    Josep Banqué i Feliu. Alcalde en Octubre de 1923, durante la dictadura de Primo de Rivera.

    Estas sesudas formas de nombrar alcalde, tienen que ser propias de una dictadura. Además, teniendo en cuenta lo poco que duró su alcaldía, es un candidato muy problable

    ResponderEliminar
  6. Pues sinceramente, no es por llevar la contraria a quienes tiran a puerta, pero creo que deben estar lanzando la pelota a gradería.

    A mi esta anécdota-nombramiento me suena más a corte real, a "como premito por su buen gusto y dejarse aganar a la brisca, le nombro almirante del mar de la tranquilidad y alcalde de Barcelona, mi estimado Baronet del Naboverde".

    ResponderEliminar
  7. Le he dado una vuelta a mi teoría y sni decir un nombre, me atrevo a acotar la búsqueda en base a la teoría apuntada: presumo que tan meditado nombramiento lo haría un monarca a quien la cuestión estética del candidato pudiera influirle, así que la nominada (o nominadora) eeeesss.... Isabel II.

    Claro que la hipótesis tendría más posibilidades de éxito si no lo hubieran nombrado solo por su buen vestir, sino por prontitud en el desvestir ;)

    ResponderEliminar