martes, diciembre 22, 2015

¿Eres una señorita (o un caballero)?

Una de mis aficiones bibliófilas, que tengo varias (en realidad, demasiadas), es hacerme con libros sobre urbanidad. Hoy en día ya no se escriben; tengo la sensación de que han sido sustituidos por otros tipos de autoayuda. Sin embargo, en el pasado, y muy en particular en el siglo XIX, hicieron furor. La invención de los restaurantes, que ocurrió más o menos en tiempos de la Revolución Francesa, la generalización de los espectáculos públicos (notablemente, el teatro y la ópera) y, sobre todo, la eclosión del uso social más importante del siglo, esto es la visita o tertulia, hicieron necesario que mucha gente que tenía poca educación fuese rápidamente formada sobre las technicalities de un excelente caballero o una recatada señorita.

La mayoría de los libros que tengo son ingleses y franceses. Presentan algunas particularidades, pocas, sencillas de imaginar; pero, por lo general, vienen a establecer más o menos las mismas reglas.

En esta semana prenavideña, se me ha ocurrido plantearos algunas preguntas para saber si estáis bien educados según las reglas de vuestros tatarabuelos. Las más de las veces no deberíais encontrar problemas: en general, las reglas de la buena educación se basan en el sentido común.

Veamos:



1.- ¿A quién debes dirigirle primero la palabra en la mesa, tras haberte sentado?

2.- Te encanta el pan con mantequilla y, efectivamente, tu anfitrión ha preparado en la mesa unas rodajas de pan, unos trozos de mantequilla y ha puesto en el servicio un cubierto apto para untarla. Así que puedes tomar tu pan con mantequilla. Pero eso será suponiendo que respetes una regla: ¿cuál?

3.- Cada vez que te ofrezcas (caballero) a caminar con una señora o señorita, le ofrecerás tu brazo derecho. Hay, sin embargo, DOS, y sólo dos, situaciones en las que le ofrecerás el izquierdo. ¿Sabes alguna de ellas?

4.- ¿Puedes usar el cuchillo para colocar comida en el tenedor, o no?

5.- Imagina que en el menú preparado por tu anfitrión hay un plato que no te gusta. ¿Qué harás? ¿Y si eres alérgico?

6.- Imagínate que estás en tu casa tomándote un algo con tu padre, que ha venido a visitarte. En ese momento, suena la puerta y la criada (porque tienes criada) hace pasar al salón a una chica que te hace tilín y a su madre, a quienes has convocado para que conozcan a tu padre (porque en el siglo XIX la gente no se presenta inopinadamente en las casas; todo está previsto). Tu padre, lógicamente, se levanta del sitio. Llega el momento de las presentaciones: ¿qué harás?

7.- Ahora estás en una casa que no es la tuya, de tertulia. Eres un actor famoso, o un pianista. El anfitrión te pide que recites a Shakespeare un rato, o que toques una czarda. ¿Qué haces si estás dispuesto a hacerlo? ¿Y si, por cualquier razón, realmente no quieres?

8.- Conoces una anécdota muy graciosa que implica a un camarada tuyo del Ejército de los tiempos en que serviste en India. ¿En qué circunstancia puedes contarla en una tertulia?

9.- En medio de una tertulia con muchas personas, el mayordomo hace pasar al salón a una persona de tu misma profesión con quien da la casualidad de que tienes que tratar una materia urgente. Esta persona, además, se sienta a tu lado. ¿Qué harás?

10:- ¿Qué pasa si en una comida quieres repetir?

En unas horas, dejaré en los comentarios la respuesta.

7 comentarios:

  1. Pues en algunas no sé que decir.

    1- Presumo que al anfitrión, especialmente al señor de la casa, por el machismo y tal.
    2- ¿Ponerte la servilleta?
    3- Como la mayoría es diestra, supongo que para usar el brazo derecho. Por ejemplo, entrar por una puerta cuya manilla sólo sea accesible con la derecha. La otra, ser manco o tener el brazo inútil por lesiones.
    4- ¿Quizás sólo y sólo si lo ensarto en la punta?
    5- Si eres alérgico, excusarte como mejor puedas. Si no te gusta, pan y agua (nunca mejor dicho).
    6- Levantarte, saludar a la joven y su madre y entonces presentar a tu padre. Supongo que es así porque como caballero, esperará a ser presentado después de las señoras.
    7- La educación poética y musical era bastante importante, así que hacerlo... Si no supiera, alegar que aún estoy aprendiendo y "posponerlo".
    8- Presumo que sólo si ya se habla del tema por parte del anfitrión. En general, muchas de estas normas parecen basarse en no hacer sentir a este como extraño en su propia casa, me figuro.
    9- Excusarme y salir por el asunto. Así todo el mundo verá que es urgente de veras.
    10- Supongo que sólo diría que sí si mi anfitrión me lo propusiera.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:28 a.m.

    1.- A la persona que esté a tu derecha. Que será una mujer si las mesas están bien repartidas.
    2.- La servilleta, efectivamente.
    3.- Cuando vayas a abrir la puerta para que la señora pase delante y necesites tener la mano derecha desembarazada, y si llevas bastón.
    4.- No.
    5.- Lo destrozas con el cuchillo y el tenedor mientras hablas sin parar para que crean que lo has probado. Si la cena es de verdadero postín y tiene muchos platos tu ración no será muy grande y puede dar el pego.
    6.- Levantarse, saludar a las damas, y luego presentarlas a tu padre.
    7.- Si no te apetece, alegas enfermedad profesional. Dolor de garganta si eres actor o cantante, reumatismo si eres violinista...
    8.- Siempre que tu camarada no esté delante para (a) no abochornarle en público y (b) que no te la reviente contándola él.
    9.- Invitarle a un coñac o a un habano solo a él, hacer un aparte, quizá a otra habitación con la excusa de servirle el brandy, y a saco con el tema.
    10.- Te aguantas. Repetir es de palafreneros.

    Eborense, strategos

    ResponderEliminar
  3. 1.- Yo creo que primero se saluda a la señora de la casa.
    2.- Esperar a que te sirvan el café?
    3.- Coincido con el comentario anterior.
    4.- Me suena algo así como "solo con los guisantes"?
    5.- Si no me gusta, lo pruebo y agradezco. Si soy alérgico, me excuso y lo explico
    6.- Levantarme y saludar a la señora. Presentarla a mi padre y después, presentar a la hija.
    7.- Esperar a que insistan. Si no quiero, hacer un pequeño amago y excusarme
    8.- Si en la tertulia solo hay compañeros del ejército o si está el compañero presente
    9.- Presentarle a los demás, explicar que es urgente y apartarme a otra sala
    10.- No, por favor. Como suficiente!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:50 p.m.

    A la 3: me refiero a que necesites apoyarte en un bastón por razones médicas o de edad, no que lo lleves como parte de la parafernalia.

    Eborense, strategos

    ResponderEliminar
  5. Hola, muy buenas. Permiso para participar.
    ¡Qué divertido! Me va a resultar difícil tratar de pensar como un inglés del siglo XIX, pero vamos a intentarlo:
    1- Si soy un hombre al anfitrión, y si soy mujer esperar a que me hablen.
    2- Que esperes al asado para comerlas.
    3- Que se trate de la Reina o una mujer anciana.
    4- No, eso es para el vulgo.
    5- Alabaré su buen gusto y diré que estoy llena. Ya se habrá molestado la anfitriona en saber si tengo alguna alergia, digo yo.
    6- Presentaré a mi padre a la madre de la chica que me haría tilín si yo fuera un hombre, y luego a la muchacha en cuestión. Todo muy formal y muy inglés.
    7- Como soy inglés y ya se que eso es lo que se suele hacer en estos casos, tendría que aguantarme, unas palabras de no se si estaré a la altura de tal y tal, pondré buena cara, y tocaré o recitaré
    8- Solo si los camaradas han estado sirvendo en la misma compañía o batallón, ¡Dios salve a la Reina!
    9- Hablaremos del tiempo, de las colonias británicas y en cuanto pueda, ¡zas! saco el asunto a colación.
    10- Pues me quedo con las ganas, y cuando llegue a casa le digo a mi criada que me haga ese platillo lo antes posible.
    ¿Habré acertado alguna respuesta?
    Un saludo ;D

    ResponderEliminar
  6. Solo referido al item 3:al pasear por la vereda,la dama siempre debe ir del lado contrario al camino(del lado de la pared,digamos);asi que en una vereda se le da la derecha y en la otra la izquierda.La otra circunstancia obligatoria bien puede tener que ver con el uso terapeutico de un baston,como dicen mas arriba(realmente no lo se).
    Salud!

    ResponderEliminar
  7. Ahi van mis elucubraciones:

    1.- En principio diria que al anfitrion, pero si hay muchos comensales me parece poco práctico. Si no es asi, creo recordar de las memorias de un diplomático (y me imagino que el protocolo diplomático no es el ejemplo de evolución más rápida que a uno se le puede ocurrir) que lo correcto era mantener conversación con la persona de la izquierda en el primer plato y con la de la derecha en el segundo.
    2.- Que se hayan servido los platos, pues si no parece que están tardando mucho y tienes hambre.
    3.- Impedimento fisico y viudedad de la dama.
    4.- Diria que con los guisantes tambien.
    5.- Comértelo, salvo que seas alérgico en cuyo caso pondrás alguna excusa de buen tono.
    6.- Presentar a la madre a tu padre y dejar que sea ella quien le presente a la hija.
    7.- Aceptar. Si la casa es de postín te han invitado para eso.
    8.- Supongo que todo depende de si está presente o no, y solo si le deja en buen lugar.
    9.- La opción del habano me parece la adecuada, salvo que haya el peligro de ofender a alguien que tambien querría fumarselo.
    10.- Que te fastidias.

    ResponderEliminar