domingo, febrero 26, 2012

Soluciones a las letrillas


Aquí tenéis las soluciones a las letrillas anticlericales.

Riñas, odios y rencores
fomenta entre si mayores
la familia clerical
que la gente mundanal.

Fácil, ¿no? Prueba ahora con éste:

Canon, regla significa;
de ahí canónigo se fiça,
ya que bajo juramento
ha de estar todo momento.
De Dios consagrado a la gloria,
pompa y cargo, ¡palmatoria!
Más que correr hacia el coro
eligen paseo y oro
y las ropas militares
prefieren a las talares.
Rara vez se ocupan de algo
que debamos celebrarlo.
Son de corazón avaro,
no prestan al pobre amparo;
ni dan a Dios lo que sobra
aunque de la Iglesia cobran.



Si quiere la canongía
cuando llegue la oposición
ofrezca algún doblón
a los de la Compañía



Si alguno a un tomista imita
con doblones ande diestro:
venda al punto a su maestro
y dé el voto al jesuita.


¿Y una vez conseguida la canongía? ¿Cuál será el siguiente escalón? Dice la letrilla:

Será el principal cuidado
de un canónigo actual
aunque falte a lo esencial
pretender un obispado.